.oculto{display:none !important;} .page-id-3311 #video-3311-1_html5{width:100% !important; height:auto;}

Blog Post El teletrabajo. Fuente de conciliación, flexibilidad y ecología en el mundo laboral.


Ene

16

2020

El teletrabajo. Fuente de conciliación, flexibilidad y ecología en el mundo laboral.

Trabajar desde casa es una actividad cada vez más frecuente en empresas con base tecnológica, pero hay otros ámbitos empresariales vinculados a actividades profesionales (ingeniería, derecho, diseño industrial, etc) permeables a esta forma de hacer en el mundo laboral. Incluso empresas de sectores tradicionales también pueden estudiar este método en determinados departamentos -administrativo, gestión, comercial, etc.

Sin embargo, la larga tradición de presencialidad en el mercado laboral genera aún muchos prejuicios. Hay que tener en cuenta que las nuevas tecnologías han abierto un nuevo abanico de opciones, estamos en periodo de adaptación, no siendo compleja la formalización legal de esta modalidad. 

El teletrabajo o trabajo a distancia modifica la ordenación tradicional del trabajo, es una forma de organización del trabajo que tiene como finalidad facilitar la flexibilidad de las empresas en la organización del trabajo, mejorar la conciliación de la vida personal y familiar e incrementar las oportunidades de empleo.

Desde un punto de vista legal, el artículo 13.1 del Estatuto de los Trabajadores establece que tiene la consideración de teletrabajo o trabajo a distancia aquél en que la prestación de la actividad laboral se realiza mayoritariamente en un lugar elegido libremente por la persona trabajadora, como puede ser su propio domicilio, de modo alternativo a su desarrollo presencial en el centro de trabajo de la empresa.

Es una forma de organizar el trabajo que aprovecha las tecnologías de la información en el marco de la relación laboral, mediante la cual se efectúa el trabajo que podría realizarse dentro de las instalaciones de la empresa fuera de la empresa misma.

El teletrabajo o trabajo a distancia es voluntario, siempre que no esté acordado en el contrato de trabajo, no puede imponerse con carácter obligatorio. El paso al teletrabajo no afecta al estatus laboral de la persona trabajadora, dado que únicamente cambia la forma en que se efectúa el trabajo. La persona trabajadora que trabaja a distancia tiene derecho a percibir, como mínimo, la retribución total establecida conforme a su grupo profesional y funciones.

El artículo 13.2 del Estatuto de los trabajadores prevé que el acuerdo por el que se establece el contrato de trabajo a distancia se tiene que formalizar por escrito. Las personas trabajadoras que trabajan a distancia tienen los mismos derechos que las que prestan sus servicios en el centro de trabajo. 

El control del tiempo de trabajo es responsabilidad de la empresa, la empresa está obligada a registrar la jornada de la persona trabajadora y fiscalizarla para el abono de la retribución así como a entregar copia del resumen en el recibo correspondiente. Aunque la persona trabajadora realice la prestación laboral en su domicilio, la empresa sigue obligada a establecer las pautas necesarias sobre el tiempo de trabajo para garantizar el cumplimiento de los límites de jornada y descansos.

Si estás pensando en instaurar este sistema en tu empresa, te mostramos las ventajas e inconvenientes para facilitar tu reflexión:

VENTAJAS

  • Conciliación y flexibilidad -en horarios, vida personal y familiar, reducción de estrés, menor conflictividad laboral-
  • Ahorro de tiempo y dinero -en transporte, en instalaciones empresariales-
  • Aumento de la productividad -si existe una adecuada protocolización del trabajo-
  • Acorde con la economía verde. -reduciendo la contaminación por transporte-
  • Retención del talento y atracción de los empleados más preparados. -por el incentivo que puede suponer-

INCONVENIENTES

  • Posible desvinculación emocional del trabajador con la compañía

  • Se elimina el ambiente laboral, no existe vínculo personal, no favorece el trabajo en equipo ni el aprendizaje grupal

  • Dificultad para controlar al empleado

  • Incremento de inversión en equipos y medidas de seguridad con el fin de evitar ciberataques que pongan en peligro la protección de datos.

El éxito del teletrabajo radica en gran medida en la buena fe contractual entre empresa y persona trabajadora, del establecimiento de un protocolo laboral claro y preciso que aborde objetivos, procedimientos y reportes, de unas buenas condiciones tecnológicas en hardware y software, así como del mantenimiento del vínculo humano con la empresa a través de fórmulas mixtas de prestación de trabajo presencial/a distancia y reuniones personales periódicas que favorezcan la integración sociolaboral y la asimilación de la cultura organizacional de la Compañía.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + 13 =